Google+ Followers

sábado, 14 de mayo de 2011

GEISHAS FAMOSAS.

Como en todas las profesiones, siempre hay alguien que destaca por sus méritos y su gran talento. En el caso de las geishas, las más populares han sido muy bien pagadas y eran tratadas como verdaderas estrellas del cine. Actualmente hay geishas muy famosas, aunque las que más mérito tienen son las ya retiradas, por lo que en esta entrada podremos ver las biografías de las geishas más famosas que han existido en Japón.

Ichimaru
Inicialmente llamada por sus padres biológicos Mitsue Goto, Ichimaru tuvo una gran carrera como geisha. Nació el 16 de julio de 1906. A la edad de 15 años, su familia tuvo problemas económicos, por lo que la mandaron a trabajar a una casa de geishas. Los primeros años trabajó en varios lugares, como en los baños calientes de Asama.
Ichimaru fue a Tokyo a la edad de 19 años y allí entró en la okiya Ichimatsuya, donde le dieron su nombre: Asakusa Ichimaru. Fue muy buena en el arte del canto, y destacó en artes como el shamisen, recibiendo clases de grandes maestros. Unos años después, la compañía Victor Recording Company buscaba grandes talentos en las okiyas de la zona y escogieron a Ichimaru para grabar la canción de la película Nure Tsubame, que fue un gran éxito. Grabó más canciones, y se hizo muy popular, pero las cosas no fueron bien durante la II Guerra Mundial. Tras la guerra, continuó grabando nuevas canciones. En 1949 creó su propio programa de radio.
En 1950 fue invitada a Brasil para actuar en un concierto. Actuó por más países, y continuó grabando kouta, creando su propio estilo, llamado "Ichimaru Air". En los últimos años (los años 80) de su carrera actuó en la televisión japonesa y continuó grabando canciones. Recibió numerosos premios por su talento. A la edad de 91 años murió, aunque dejó una gran cantidad de canciones, y de kimonos y otros objetos tradicionales japoneses que actualmente se exponen en museos tanto fuera como dentro de Japón.
Teruha
Nacida en Osaka en 1896 con el nombre de Tatsuko Takaoka, la después famosa geisha comenzó su carrera a la edad de 13 años en el distrito de Shimbashi en Tokyo. Fue una de las geishas más famosas de su época (la denominada Edad de Oro de las geishas). Intentó suicidarse tras un disgusto amoroso, pero al pasar los años volvió a enamorarse. Se casó con 23 años y vivió en Nueva York. Tras un divorcio Teruha volvió a Japón e intentó volver a trabajar como geisha, pero desgraciadamente, al haber tenido una ruptura de matrimonio, no le concedieron la licencia de geisha, por lo que volvió de nuevo a Nueva York. Allí estudió danza durante un par de años. De nuevo volvió a Japón, y finalmente le concedieron la licencia de geisha. Durante esos años Teruha se dedicó también a dar clases de danza a otras aprendizas de geisha. Poco después, se enamoró de un profesor de medicina, con el que se casó. Al no poder volver a ser geisha, intentó buscar trabajos como modelo, o actriz. Años después, se rapó la cabeza y decidió convertirse en monja budista, en el templo de Sagano en Kyoto. Allí cambió su nombre por el de Chi syo. Escribió dos libros, uno sobre su vida y otro que era su diario. Finalmente, con 99 años, Teruha murió en 1995.
Toyochiyo
Toyochiyo nació en Kyoto antes de la II Guerra Mundial. Desde muy pequeña ella quería ser geisha, por lo que a los 6 años de edad comenzó a recibir clases de danza tradicional a la vez que cursaba la escuela. Era una bailarina muy buena, y bailó en algunas escuelas interpretando a importantes personajes de cada obra. Tras la II Guerra Mundial reanudó sus estudios de danza tradicional, a la edad de 13 años.
Con 17 años, Toyochiyo se convierte en una gran maiko en el distrito de Pontocho, dado a su gran conocimiento previo de las artes tradicionales. Recibe clases de taiko como arte adicional. En tan sólo un año y nueve meses cambia su estatus de maiko al de geiko, algo poco usual en una maiko. En este caso, dado a su talento.
Toyochiyo aparece en numerosas fotografías y postales de maiko dado a su popularidad. En algunas de ellas (como en la imagen) posa para fotografías profesionales que después fueron expuestas.
Mineko Iwasaki
Mineko Iwasaki nació el 2 de noviembre de 1949. Sus padres le dieron el nombre de Masako. En su infancia se crió con su familia en Yamashina, un barrio de Kyoto. Tres de sus hermanas fueron vendidas a diferentes casas de geishas, y una de ellas, Kuniko, fue adoptada en la misma okiya que Mineko: la okiya Iwasaki. A los 5 años de edad, Mineko decidió vivir en la okiya. Al poco tiempo, fue elegida sucesora para dirigir la okiya, o en japonés, atotori. Esto le provocó problemas con algunas geishas debido a la envidia. Mineko destacó en la danza tradicional, aunque fue educada en diversas artes también. A los 14 años se convirtió en maiko, y a los 17 años pasó a ser una geiko. Mantuvo una relación amorosa con un cliente, Toshio, pero no duró mucho tiempo.
Grabó un anuncio para Sun Tory. Tras una gran y exitosa carrera como geisha en el distrito de Gion Kobu, Mineko Iwasaki, después de varios intentos de modificar algunas normas de protocolo de la sociedad de las geishas, decidió retirarse a la edad de 30 años, en pleno auge de su carrera profesional. Poco tiempo después, Mineko siguió el negocio de su propio salón de belleza en la okiya Iwasaki, en el piso superior del edificio.
Pero no todo acabó aquí: Mineko Iwasaki se casó con un hombre llamado Jin y tuvo una hija, Koko. Tras la exitosa novela de Arthur Golden, Memorias de una Geisha, Mineko decidió publicar su autobiografía (Vida de una geisha) en colaboración con Rande Brown. Ahora vive en Kyoto, y a veces da conferencias sobre su libro y concede entrevistas para los medios. Mineko Iwasaki es considerada la geisha más importante de la década de los 60.
Ichigiku - Liza Dalby
Ichigiku es la única mujer no japonesa que ha sido geisha. Su nombre original es Liza Crihfield Dalby. En su adolescencia tuvo la oportunidad de pasar un año en Japón, en 1960. Vivió en una ciudad rural, sin nadie que hablara inglés, con una familia. Allí aprendió el japonés. Se le dio también la oportunidad de aprender a tocar el shamisen, por lo que en un futuro le serviría de gran ayuda.
En 1978 se doctoró en la Universidad de Stanford en Antropología. Para completar las investigaciones de su tesis viajó a Japón e investigó sobre las geishas. Realizó numerosos cuestionarios y encuestas para las diferentes geishas de los distritos de Kyoto. Al ver que tenía tanto interés en las geishas, se le ofreció la oportunidad de convertirse en geiko (sin antes pasar por maiko) en el distrito de Pontocho. Ella aceptó, y pasó un año como geisha, completando así sus estudios. Escribió un libro llamado Geisha sobre su experiencia personal como la geisha Ichigiku en el distrito de Pontocho. Al volver a E.E.U.U. dio varias conferencias y fue entrevistada por los medios. En Hollywood se rodó una serie de televisión sobre su experiencia en Japón, llamada American Geisha.
En 1990 vivió en China con su marido, Michael, y tuvo una hija. Al poco tiempo, volvió a E.E.U.U. y, en 1993 escribió un nuevo libro, llamadoKimono. Actualmente vive en California, aunque de vez en cuando realiza viajes a Japón.
En el año 2000 escribió un nuevo libro, The Tale of Murasaki (La historia de Murasaki), que trata sobre la vida de la escritora de La Historia de Gengi, Murasaki Shikibu. Recientemente, en el año 2005, colaboró en la famosa película dirigida por Rob Marshall Memorias de una Geisha. En 2006 escribió East Wind melts the Ice, que trata sobre las estaciones del año. Actualmente da conferencias en distintas partes del mundo sobre las geishas, sobre todo, y su vida en general.
Kiharu Nakamura
Kiharu Nakamura nació en Ginza (Tokyo) en 1913. A los 16 años, decidió formarse como geisha en el distrito de Shimbashi en Tokyo. Su padre tenía un hospital, donde sus clientes, entre otros, eran geishas, por lo que Kiharu tomó contacto con este mundo desde niña. Su madre era liberal, y se oponía a que su hija fuera una geisha, pero finalmente, accedió. Fue la única geisha de la época que sabía hablar en inglés.
Kiharu trabajó como geisha hasta casarse con un diplomático, con el que vivió en Calcuta (India) hasta el comienzo de la II Guerra Mundial. Volvieron a instalarse en Japón, pero su marido fue mandado a Birmania por asuntos de trabajo, dejando a Kiharu sola con el cuidado de su madre y abuela (no biológicas, sino de su casa de geishas). Pocos años después, dio a luz a un niño, llamado Masao. Poco tiempo después, tuvo que huir con su hijo, su madre y su abuela a un pueblecito debido a las bombas que caían en Tokyo diariamente.
A continuación, debieron huir de nuevo al campo, lugar donde consiguieron establecerse casi sin problemas, pero de nuevo debieron mudarse porque el pueblo quedó destruido a causa de un bombardeo americano al que Kiharu sobrevivió milagrosamente. Se trasladaron a un pueblecito, y Kiharu se marchó a Tokyo a trabajar, ya que no ganaba lo suficiente como para mantener a tres personas, y sin ayuda económica por parte de su marido. Al finalizar la guerra, Kiharu compró una casita en Tokyo. Meses después, su marido volvió a Japón, pero con una mujer y dos hijas. Kiharu decidió separarse.
A continuación Kiharu fue pluriempleada: entre otras, cosas trabajó como traductora, y se dedicó a organizar bodas y vestir a las novias con kimonos de gran valor. Tuvo varios amoríos, pero no había esperanza. Cansada de la hipocresía de la sociedad japonesa, Kiharu decidió mudarse ella sola a América, aprovechando un viaje por temas de trabajo. Se instaló en Nueva York, ciudad donde construyó una tiendecita de muñecas japonesas. Poco tiempo después, su hijo fue a Nueva York, pero tuvieron disputas familiares. Kiharu consiguió llevarlo a Japón de nuevo.
Los últimos años de su vida los pasó viajando por E.E.U.U. y trabajando como consejera de vestuario para óperas, entre otras la ópera Madama Butterfly de Puccini, que en su momento interpretó María Callas. Durante 10 años mantuvo una relación sentimental con un americano, Arthur, al que tuvo un gran afecto.
En 1983 publicó la primera parte de su autobiografía, y en los años siguientes la concluyó. Escribió varios libros de gran éxito. El 5 de enero de 2004, Kiharu Nakamura murió en su apartamento de Nueva York, con 90 años de edad.


Fuente: Geigi Gakko.